Sistema D'Hondt y el voto en blanco

 

¿Por que el voto en blanco perjudica a los partidos minoritarios?

Si analizamos como funciona el reparto de escaños o concejales mediante el sistema D'Hondt, que es el que se utiliza en este país para hacer estos repartos no parece que afecten ni los votos nulos ni los votos blancos. Pongamos un ejemplo, en una población de 100.000 habitantes se realizan las elecciones para elegir a sus 11 concejales y se presentan 8 partidos (A, B, C... y H). Los resultados son los siguientes:

Población 100.000
Partido A  21.000
Partido B 20.500
Partido C 16.000
Partido D 10.400
Partido E 5.400
Partido F 4.000
Partido G 3.000
Partido H 2.000
Blancos 13.100
Nulos 2.500
No votan 2.100

Para calcular el reparto lo que se hace es que se dividen los votos de cada partido entre los números del 1 al número de concejales (11) y se le asigna un concejal los partidos correspondientes a los 11 números mas grandes resultantes. Uf, que lío. Veamos esto gráficamente, primero lo de dividir los votos por los números de 1 al 11:

Dividido por 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
Partido A 21.000 10.500 7.000 5.250 4.200 3.500 3.000 2.625 2.333 2.100 1.909
Partido B 20.500 10.250 6.833 5.125 4.100 3.417 2.929 2.563 2.278 2.050 1.864
Partido C 16.000 8.000 5.333 4.000 3.200 2.667 2.286 2.000 1.778 1.600 1.455
Partido D 10.400 5.200 3.467 2.600 2.080 1.733 1.486 1.300 1.156 1.040 945
Partido E 5.400 2.700 1.800 1.350 1.080 900 771 675 600 540 491
Partido F 4.000 2.000 1.333 1.000 800 667 571 500 444 400 364
Partido G 3.000 1.500 1.000 750 600 500 429 375 333 300 273
Partido H 2.000 1.000 667 500 400 333 286 250 222 200 182

Y luego elegimos los 11 valores más altos. Los he marcado en negrita en la tabla anterior. Estos serán los once concejales, los tres primeros de las listas de los partidos A, B y C y los primeros de los partidos D y E.

Una vez entendido esto, en que afecta el voto en blanco. Pues bien resulta que en España se necesita un 6% de los votos para que un partido se tenga en cuenta, y ahí está la "trampa". Los votos que cuentan son los que suman los partidos más los blancos, que son los voto válidos. De esta manera el Partido E resulta que se queda fuera de la lista. Realmente las cuentas que se echarían son:

Dividido por 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
Partido A 21.000 10.500 7.000 5.250 4.200 3.500 3.000 2.625 2.333 2.100 1.909
Partido B 20.500 10.250 6.833 5.125 4.100 3.417 2.929 2.563 2.278 2.050 1.864
Partido C 16.000 8.000 5.333 4.000 3.200 2.667 2.286 2.000 1.778 1.600 1.455
Partido D 10.400 5.200 3.467 2.600 2.080 1.733 1.486 1.300 1.156 1.040 945

Lo trágico de esto es que hay un concejal del partido A y otro del partido C que salen elegidos con menos votos que los que tenia el partido E. Claro, los números los he preparado para que pase, pero es que en la realidad también pasa. 

Entonces queda claro que el sistema no es bueno y que se debería cambiar, bueno se debería cambiar por otro sistema que mejore la representación, que "haberlos haylos". Intentaré hacer algún que otro análisis mas con estos datos usando métodos alternativos. Por ahora sólo un apunte, por distribución directa , es decir, asignando proporcionalmente al número de votos obtenidos al de concejales los partidos A y B obtendrían 3 (Su diferencia no es tanta, hay 7482 votantes por puesto), el partido C obtendría 2 y los partidos D, E y F obtendrían 1.

 

 

Posted by Carlos López-Echeto Marrero Sunday, May 22, 2011 2:53:00 AM Categories: Democracia Elecciones Política
Rate this Content 0 Votes