No voto, voto mal o voto en blanco

De cuando en cuando alguien me pregunta cuál es la diferencia “real” entre la abstención. el voto nulo y el voto en blanco. Mi contestación siempre ha sido que “realmente” son lo mismo y que sólo tienen, a mi forma de ver, una diferencia moral:

  • Si me abstengo no me importa.
  • Si voto nulo muestro mi cabreo contra alguien o contra todos.
  • Si voto en blanco digo que no quiero a nadie.

Es mi forma de verlo, indudablemente, y hago estas diferencias por una serie de implicaciones que, para mí, tiene cada uno de estos actos. La principal es que los que se abstienen no tienen derecho a la pataleta, a decir “lo han echo mal”. A los segundos les asocio la idea de rechazo y a los terceros de inconformismo. Por supuesto estas consideraciones se pueden ampliar dependiendo de cómo se hace, sobre todo en los dos primeros casos. Si la abstinencia consiste en aprovechar el día para ir a la playa está claro que se “pasa”, en cambio si lo que haces es darte un paseo hasta el colegio electoral y pararte diez minutos por fuera esta acción tendrá el reconocimiento de rechazo explícito al sistema. Mas o menos lo mismo que si, votando nulo, en lugar de la papeleta pones la foto de un payaso (con gran respeto al gremio), mientras que si es la papeleta de un partido con una frase mas o menos creativa pintada entiendo un rechazo específico a una(s) persona(s) u organización.

No estoy de acuerdo con que nuestro sistema electoral no distinga entre las diferentes acciones, y si, como creo, las elecciones debería determinar como queremos que se nos gobierne durante los próximos cuatro años habría que introducir cambios para que la opinión de las personas que no estén de acuerdo con las opciones “ofertadas” sea reconocida y pueda valorada.

Pero “realmente” si hay una diferencia, el voto en blanco influye negativamente en los partidos minoritarios. Llevaba tiempo dándole vueltas a porqué se decía esto y nadie me lo había explicado de una manera convincente, ni había encontrado ninguna fuente que me lo explicara con claridad. Al final hoy le he conseguido entender y eso lo explicaré en mi próximo “post”: Sistema D’Hondt y el voto en blanco.

Réplica a las acusaciones de ilegalidad de las terrazas de verano

Como tanto se oye por ahí del problema de las terrazas de Santa Cruz os remito el artículo aparecido en el periódico El Día del domingo pasado (21/08/2011) donde aparecen las declaraciones de mi hermano Eduardo al respecto:

DOMINGO, 21 DE AGOSTO DE 2011


López-Echeto defiende la legalidad de sus locales junto al Parque Marítimo

El empresario del ocio Eduardo López-Echeto niega la versión del abogado Felipe Campos, así como la existencia del expediente sancionador al que se refirió el concejal de Urbanismo, José Ángel Martín. Asegura que los locales Ébano y Primi disponen de licencia y que la Policía comprobó qué cumplían con los horarios.


DOMINGO RAMOS, Tenerife

El empresario del ocio nocturno Eduardo López-Echeto quiso salir ayer al paso de las declaraciones del abogado Felipe Campos, quien denunció que los locales Ébano y Primi, ubicados junto al Parque Marítimo, funcionaron durante la noche del pasado jueves como terrazas de verano sin la preceptiva licencia para ello.

En contra de las manifestaciones realizadas por el letrado, López-Echeto asegura que los establecimientos -de su propiedad desde 2006 y 2010- no abrieron como terrazas de verano sino que se limitaron a continuar con la misma actividad que venían desarrollando hasta ahora: la de bar de copas.

“Yo hasta este momento he estado desarrollando actividad en esos locales pero con eventos, aunque abriendo prácticamente todos los fines de semana”, explica el conocido empresario, que señala que el local Primi cuenta con licencia de grupo dos (bar, cafetería y restaurante), mientras que la del Ébano es de tipo tres (permite la venta de bebidas alcohólicas y la puesta de música con limitador de volumen). “Tienen su licencia y están montados cómo marca la ley”, subraya.

En cuanto a los hechos acaecidos el pasado jueves, el emprendedor indica que, efectivamente, agentes de la Policía Local se personaron en los establecimientos tras ser llamados por Felipe Campos y le pidieron las licencias de los locales. “¿Que levantaron un acta? Es verdad. Pero para decir que estamos desarrollando la actividad para la que tenemos licencia y para indicar que habíamos cerrado a nuestra hora”, afirma López-Echeto, quien añade que se trata de dos actas “donde se corrobora que se cumple el horario y la ley”.

Así, el documento redactado por los agentes reza literalmente que “se comprobó que cumplieron tanto con el horario de cierre como con el de desalojo de los dos locales mencionados”. Además, en la propia Gerencia Municipal de Urbanismo le aseguraron que el acta no era el comienzo de un trámite sancionador, puesto que no había nada que condenar.

Según expone, no entiende la insistencia de Felipe Campos y, mucho menos, qué califique de práctica “clandestina e ilegal” su actividad. “Es la misma que llevo ejerciendo durante cinco años: vender copas y cerrar a las 3:00 horas, que es para lo que tengo licencia”, remarca.

Por otro lado, el empresario reconoce que, desde hace dos meses, había solicitado permiso a la Gerencia de Urbanismo para la ampliación horaria de sus locales, a fin de poder abrir hasta las 5:00 horas, dado que las terrazas ideadas por el Ayuntamiento de Santa Cruz no estarían para el período estival.

Ante su requerimiento, los técnicos de Urbanismo realizaron un informe favorable, si bien instaron al empresario a qué solicitara permiso para la instalación de este tipo de establecimientos. “Son ellos los que me dicen que tengo que solicitar una terraza de verano, pero yo lo único que quería era una ampliación de horario”, argumenta López-Echeto.

Sin embargo, dado que una terraza de verano se contempla como una instalación temporal y como en los usos que establece el Plan Especial del Parque Marítimo no aparece expresamente citado este uso, surgen las dudas en Urbanismo sobre la posibilidad de que los locales pudieran constituirse como terrazas de verano.

Tras este trabajo realizado por López-Echeto y después de la denuncia de Felipe Campos, la Gerencia Municipal de Urbanismo emitió dos resoluciones por las que se deniegan la ampliación de horario de días especiales y la autorización para el desarrollo de la actividad de terraza.

“Que me dejen trabajar”

El empresario asegura que desde hace cinco años no han existido denuncias por ruidos en la zona, toda vez que la plaza del Castillo Negro se considera zona no habitada y existe una vía rápida (la avenida Marítima) entre los locales y los edificios de viviendas más próximos. “Solo quiero que me dejen trabajar tranquilo”, lamenta López-Echeto, que dice ignorar por qué Felipe Campos ha decidido perseguir insistentemente al sector del ocio nocturno.

“Nosotros el jueves pasado sacamos la tarjeta de Ébano Copas e íbamos a empezar a abrir de continuo como grupo tres, que es la licencia que tengo, porque yo había ido a hablar con el concejal para decirle que, ya que no me iban a dar la ampliación de horario, iba a abrir como local de copas. Entre eso y lo que dice Felipe Campos de que yo he abierto una terraza de verano ilegal va un mundo”, explica.

Por otra parte, cabe reseñar que los locales del grupo dos (bar, cafetería y restaurante) y del grupo tres (venta de alcohol y música ambiente) están definidos en el artículo 47 de la Ley 1/98 del Régimen Jurídico de los Espectáculos Públicos y Actividades Clasificadas. Los horarios de cierre son a las 2:00 y a las 3:30 horas, respectivamente, con 30 minutos de desalojo en cada caso.

Sin embargo, los establecimientos del grupo 5 son las instalaciones temporales entre el 1 de julio y el 30 de septiembre en las que se permite vender bebidas alcohólicas y realizar espectáculos hasta las 5 de la madrugada.

“Yo lo que quiero que quede claro es que los locales tienen licencia y que no son clandestinos. ¿Qué es el Arkaba, qué es el Manhattan, qué es el Atlántico, qué son los de La Noria? Que yo abra mi local a las 23:00 horas para vender copas con música no significa que esté montando una terraza de verano”, concluye el conocido empresario.

Sistema D’Hondt y el voto en blanco

¿Por que el voto en blanco perjudica a los partidos minoritarios?

Si analizamos como funciona el reparto de escaños o concejales mediante el sistema D’Hondt, que es el que se utiliza en este país para hacer estos repartos no parece que afecten ni los votos nulos ni los votos blancos. Pongamos un ejemplo, en una población de 100.000 habitantes se realizan las elecciones para elegir a sus 11 concejales y se presentan 8 partidos (A, B, C… y H). Los resultados son los siguientes:

Población 100.000
Partido A 21.000
Partido B 20.500
Partido C 16.000
Partido D 10.400
Partido E 5.400
Partido F 4.000
Partido G 3.000
Partido H 2.000
Blancos 13.100
Nulos 2.500
No votan 2.100

Para calcular el reparto lo que se hace es que se dividen los votos de cada partido entre los números del 1 al número de concejales (11) y se le asigna un concejal los partidos correspondientes a los 11 números mas grandes resultantes. Uf, que lío. Veamos esto gráficamente, primero lo de dividir los votos por los números de 1 al 11:

Dividido por 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
Partido A 21.000 10.500 7.000 5.250 4.200 3.500 3.000 2.625 2.333 2.100 1.909
Partido B 20.500 10.250 6.833 5.125 4.100 3.417 2.929 2.563 2.278 2.050 1.864
Partido C 16.000 8.000 5.333 4.000 3.200 2.667 2.286 2.000 1.778 1.600 1.455
Partido D 10.400 5.200 3.467 2.600 2.080 1.733 1.486 1.300 1.156 1.040 945
Partido E 5.400 2.700 1.800 1.350 1.080 900 771 675 600 540 491
Partido F 4.000 2.000 1.333 1.000 800 667 571 500 444 400 364
Partido G 3.000 1.500 1.000 750 600 500 429 375 333 300 273
Partido H 2.000 1.000 667 500 400 333 286 250 222 200 182

Y luego elegimos los 11 valores más altos. Los he marcado en negrita en la tabla anterior. Estos serán los once concejales, los tres primeros de las listas de los partidos A, B y C y los primeros de los partidos D y E.

Una vez entendido esto, en que afecta el voto en blanco. Pues bien resulta que en España se necesita un 6% de los votos para que un partido se tenga en cuenta, y ahí está la “trampa”. Los votos que cuentan son los que suman los partidos más los blancos, que son los voto válidos. De esta manera el Partido E resulta que se queda fuera de la lista. Realmente las cuentas que se echarían son:

Dividido por 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
Partido A 21.000 10.500 7.000 5.250 4.200 3.500 3.000 2.625 2.333 2.100 1.909
Partido B 20.500 10.250 6.833 5.125 4.100 3.417 2.929 2.563 2.278 2.050 1.864
Partido C 16.000 8.000 5.333 4.000 3.200 2.667 2.286 2.000 1.778 1.600 1.455
Partido D 10.400 5.200 3.467 2.600 2.080 1.733 1.486 1.300 1.156 1.040 945

Lo trágico de esto es que hay un concejal del partido A y otro del partido C que salen elegidos con menos votos que los que tenia el partido E. Claro, los números los he preparado para que pase, pero es que en la realidad también pasa.

Entonces queda claro que el sistema no es bueno y que se debería cambiar, bueno se debería cambiar por otro sistema que mejore la representación, que “haberlos haylos”. Intentaré hacer algún que otro análisis mas con estos datos usando métodos alternativos. Por ahora sólo un apunte, por distribución directa , es decir, asignando proporcionalmente al número de votos obtenidos al de concejales los partidos A y B obtendrían 3 (Su diferencia no es tanta, hay 7482 votantes por puesto), el partido C obtendría 2 y los partidos D, E y F obtendrían 1.